Vendiendo es como he descubierto cómo somos realmente las personas.

Porque puedes leer muchos libros, hacer cursos de copywriting, psicología, neuroventas… y cualquier cosa que se te ocurra.

Pero cuando de verdad comprendes cómo piensa tu cliente, es cuando

flechas
tienes algo que vender y te pones delante de sus narices.
maria marquez ordenador

Voy a serte sincera.

Soy joven, no tengo años de experiencia en esto y casi toda mi formación no tiene absolutamente nada que ver con el marketing y las ventas.

Es más, se suponía que iba a ser filóloga, traductora, editora o yo qué sé qué leches.

Pero aquí estoy.

Teniendo esto muy claro… Voy a lo verdaderamente importante.

He aprendido de ventas, vendiendo

Lógica aplastante, ya lo sé.

Pero me refiero a que ningún curso me ha enseñado tanto como la experiencia de estar con mi padre en el negocio familiar desde los 7 años mamando el trato directo con los clientes, por ejemplo.

Eso es así.

Y no pretendo contarte aquí mi vida.

Tendrás tú cosas mejor que hacer…

Pero sé que lo que quieres saber es quién soy yo para decir que sé escribir para que tú aumentes tus ventas.

 

Demuestra niña, demuestra.

demuestra

Así que bueno.

Voy a contarte la enseñanza que para mí ha sido más importante y ha marcado un antes y un después en mi forma de escribir, de tratar con las personas, de vender y en realidad de todo.

Y si no te interesa, desliza hasta el final donde te invito a suscribirte a mi lista, que eso sí debería interesarte.

Te pongo en contexto rápido:

Aparte de todo lo que ves aquí, soy la copywriter del equipo de la Escuela Marketing and Web, de Miguel Florido.

No solo escribo para vender, sino que también me encargo del soporte y la parte comercial durante los lanzamientos.

Esto es…

Cuando hay una nueva edición del máster, me dedico a llamar, escribir whatsapps y básicamente terminar de convencer a las personas que se interesan por la formación.

Resuelvo dudas y cierro (podría decir que bastantes) ventas.

Dicho esto, te cuento la enseñanza.

maria miguel
divider

Cuando empecé haciendo llamadas, me daba mucha vergüenza y se me notaba.

Había memorizado lo que tenía que decir, y si cambiaba un poco el rumbo de la conversación, me ponía muy nerviosa.

Mataventas, se podría llamar a esto.

Y aunque esto cambió en cuanto cogí soltura, es probable que al principio me cargara varias ventas.

Bien.

Con el tiempo, a base de malas contestaciones, personas que te cuelgan con la palabra en la boca, que te piden que llames más tarde y luego no lo cogen, otras que directamente te dicen que no les interesa o te ponen una excusa… me di cuenta de algo.

Hablaba demasiado y no me paraba a escuchar.

Y es curioso, porque lo que estaba vendiendo era bueno… Muy bueno.

Había mucha gente interesada.

Pero claro, las ganas de hacer bien mi trabajo me podían y al final abrumaba con tanta charla.

Mostraba una necesidad muy poco atractiva.

Hasta que un día cambié el chip.

Fue al hablar con una chica que me di cuenta del cambio de perspectiva.

Ya había leído mucho sobre persuasión y ventas, y decidí dejar que hablara, y hablara, y hablara.

Esta chica estaba frustrada con un curso (jodidamente caro) que le salió rana y tenía ganas de soltarlo.

Yo fui la elegida.

Y en realidad esa llamada no era para que la convenciera de nada…

Ella ya se había convencido a sí misma.

Pero lo que necesitaba era sentirse escuchada, comprendida y segura de que no le iba a ocurrir lo mismo.

¿Y sabes qué pasa?

Que ante esta situación, la mayoría habría reaccionado soltando una retahíla de beneficios y tratando de convencerla de que nuestro máster era mucho mejor.

Y entonces ella se habría puesto la armadura antiventas.

Pensaría:

“Eso mismo me dijeron la vez anterior y mira…”

Pero en su lugar yo me limité a escucharla y contestar en base a mi experiencia como alumna según ella me iba diciendo.

Seguramente esto le diera credibilidad y seguridad, que al final es lo que buscaba.

Así que se apuntó.

¿Y sabes qué? Además de las llamadas, decidí que mis textos seguirían el mismo modus operandi a partir de entonces.

67
48
16
15

Que me limitaría a escuchar necesidades y dar soluciones sencillas. Sin promesas absurdas. Sin trampa ni cartón.

Ese cambio de chip me hizo darme cuenta de dos cosas:

¿Y de qué te sirve a ti que te haya contado todo esto?

Pues a lo mejor de nada.

O a lo mejor de todo.

Porque no sé cómo estarás comunicándote con tus clientes, pero si no te paras a escucharles para saber qué les produce malestar y tú puedes solucionar, probablemente te centres en hablar de cosas que se la sudan.

Y adiós venta.

Pero espera…

Todo esto te lo explico mucho mejor en mis emails.

Escribo con frecuencia sobre persuasión, negocios online y copywriting.

(cuadrito con líneas que resaltan) Si tienes un producto o servicio que sabes que es bastante bueno pero te está costando venderlo (y quizás tus textos sean parte del motivo), suscribirte te interesa.

Además, te regalo un mini-ebook con varias lecciones sobre ventas que puedes aplicar a cualquier estrategia de marketing, aunque me centro en los emails.

Para unirte a mi lista de suscriptores, aquí abajo.

arrow
divider
Vale.

Si has bajado hasta aquí, entiendo que quieres conocerme más a fondo…
perrete
arrow 2

Así que te cuento más sobre mí

bg graph
57
49
47
quien soy maria

Si quieres saber más, tendrá que ser en mis emails.

Accede a la Masterclass Gratis

Las 7 secuencias de correos más rentables que cualquier negocio (sea el sector que sea) debería incluir en su estrategia de email marketing para multiplicar sus ingresos de forma casi automática.

Responsable: María Márquez Fité
Finalidad: Gestionar el envío de notificaciones sobre marketing y comunicación.
Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE o por entidades acogidas al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.