Estructura de una Newsletter: 9 Elementos para que tus Emails sean Eficaces

Enviar emails a una lista de suscriptores es uno de los medios de comunicación para vender más potentes.

El problema viene cuando no se hace con estrategia.

Piénsalo.

¿Cuántos emails llegarán a la bandeja de entrada de tus potenciales clientes aparte de los tuyos?

Si tus newsletters son una más, sin chicha ni limoná, lo único que conseguirás es que se pierdan en spam y no obtengas ningún resultado.

En este post voy a explicarte cómo debe ser la estructura de una newsletter efectiva.

Te hablaré de los elementos que la componen y que deberías incluir para que tus suscriptores se enganchen a tus emails y, todavía mejor, acaben comprando.

¡Vamos allá!

Cómo debe ser la estructura de tu newsletter

Hay muchos tipos de newsletters, y es cierto que dependiendo del modelo de negocio tendrán unas características u otras.

Por ejemplo, las tiendas online o ecommerce suelen incluir fotografías de sus productos y ser más “comerciales” que las de un profesional freelance que ofrece servicios o una escuela de formación.

Sin embargo, la esencia es la misma.

Y lo que funciona, funciona siempre. Lo demás es cuestión de adaptar.

Veamos uno a uno y por orden, los que son los elementos que incluye la estructura de una newsletter para una campaña de email marketing.

 

1 – Asunto del email

El asunto del email es lo primero que van a leer cuando les llegue tu email, y por eso es quizás el elemento más importante.

➡️ Debes despertar curiosidad, generar interés.

El título debe llamar la atención entre el resto de correos que reciban tus suscriptores, para que se fije en él y quiera hacer clic.

Hay muchas formas de redactar asuntos llamativos, pero te doy algunos tips:

  • Destaca los beneficios del producto o servicio que quieres vender.
  • Dirígete al suscriptor de forma directa, de tú a tú.
  • Utiliza números.
  • Verbos de acción llamativos (conseguir, ganar, aprender, mejorar, duplicar, transformar…)
  • Que resulte útil (“Cómo conseguí duplicar…”)
  • Urgencia y escasez (limitadas, últimas horas…)

Eso sí, no prometas algo en tu asunto que no vaya a aparecer en el email. Una cosa es despertar la curiosidad y otra que el titular no tenga nada que ver con el contenido.

Lo que conseguirás es que el suscriptor se sienta engañado, pierdas credibilidad y deje de abrir tus emails.

Para redactar buenos asuntos, te recomiendo que leas este post que escribí sobre asuntos de correo irresistibles para campañas de email marketing.

 

2 – Preheader

El preheader es opcional, y no todo el mundo lo utiliza.

Una pena, porque puede ser el detonante para que tus suscriptores decidan hacer clic en tu email.

El preheader es una pequeña línea que aparece bajo el titular y que describe de qué va el email, antes de que hagan clic.

Si no lo utilizas, lo que aparecerá en su lugar son las primeras líneas del contenido del correo directamente.

Su longitud está entre los 40 y 75 caracteres, por lo que si te pasas lo que ocurrirá es que se verá cortado.

Y también debes tener en cuenta que en móvil se reduce más que en versión ordenador.

El preheader debe acompañar al asunto del correo y añadir info extra que despierte curiosidad y anime a hacer clic.

Puede ser un guiño personal, una ironía o un aperitivo de lo que verán en el contenido del email.

Todo depende del estilo y tono de tu marca.

 

3 – Contenido del email

El contenido del email es el correo en sí.

Aquí dependerá el objetivo de tu campaña, el producto o servicio que quieres vender y la parte del embudo en la que se encuentran tus suscriptores.

🤔 ¿Se acaban de suscribir y apenas te conocen o llevan tiempo recibiendo tus emails y estás finalizando una secuencia de ventas?

Tus emails deben seguir un hilo y entrelazarse uno con otro para que todo tenga un sentido.

Es por ello que te recomiendo que tengas siempre una secuencia de bienvenida automatizada con varios emails.

Cada suscriptor que llegue nuevo a tu lista, pasará por esa secuencia antes de recibir tus newsletters con normalidad.

De esta forma te aseguras que avancen un poco más en el embudo y no vendas en frío.

El nivel de consciencia con respecto a lo que vendes irá aumentando.

Ahora bien.

Yo quiero hablarte de la estructura de una newsletter normal, no de una secuencia de bienvenida.

Pongamos que ya han pasado por esa etapa y estás dispuesto a vender con tus emails de forma frecuente.

El contenido de tu email debe seguir la siguiente estructura:

Entretenimiento – Puente – Ventas

El objetivo de las primeras líneas es despertar tal curiosidad que el suscriptor quiera seguir leyendo las siguientes, y así consecutivamente.

Es por ello que el contenido de tu email debe ser entretenido, mostrar cercanía y alejarte de tu lado corporativo y comercial.

Puedes hacerlo de muchas formas:

  • Contando historias creativas.
  • Anécdotas de tu día a día con el que tus suscriptores puedan sentirse identificados.
  • Comentando noticias que puedan afectar o interesar a tu sector.
  • Tendencias de tu sector.
  • Utilidades de tus productos o servicios.
  • Tips y tutoriales.

El objetivo es que tus emails se hagan amenos e inciten a la lectura.

Si mandas newsletters muy comerciales, provocarás rechazo y dejarán de abrir tus correos.

❌ Olerán la venta a 3km a la redonda.

Esto al final no funciona.

El email debe convertirse en un espacio íntimo en el que el suscriptor y tú podáis forjar una relación de confianza.

Enviando emails interesantes de forma frecuente, conseguirás estar presente en su día a día para que te tenga en mente cuando quiera comprar.

Este post sobre ejemplos de buenas newsletters puede ayudarte para servirte de inspiración.

 

4 – Imágenes

Quería hablarte de las imágenes, por dos motivos:

1 – Forma parte de la estructura de una newsletter, sobre todo cuando hablamos de tiendas online.

2 РPuede ser beneficioso pero tambi̩n contraproducente.

Me explico.

Incluir imágenes en el contenido de tus newsletters puede perjudicarte si el correo se basa prácticamente en eso, imágenes.

Si no hay apenas contenido interesante que leer y solo incluyes fotos de tus productos, vuelves a cometer el mismo error: email comercial de pura venta.

Además, lo que conseguirás es que acabe en la carpeta de spam.

Esto es peor aún si no reduces el peso de las imágenes antes de incluirlas.

Entonces, ¿es malo incluir imágenes?

No, por supuesto que no.

Si las incluyes de forma inteligente, teniendo un sentido con lo que estás contando en el email y que aporten algo, claro que es buena idea incluirlas.

Por ejemplo, si estás contando una anécdota de tu día a día o del equipo de la empresa, e incluyes una imagen que pueda emocionar o empatizar con el suscriptor.

O si hablas de cómo utilizar un producto en concreto o sus beneficios, incluyes una imagen de ese producto.

También si justo estás hablando de una promoción exclusiva.

Pero no un catálogo de imágenes, así porque sí.

Esto es un error que comete el 95% de los ecommerce hoy en día a la hora de hacer email marketing.

 

5 – Venta

Como te dije antes, el email debe ser entretenido, despertar curiosidad en el lector y finalmente… vender.

Este es el objetivo principal en las newsletters.

Normalmente, claro.

Habrá emails en los que quieras invitar a tus suscriptores a leer un artículo de un blog, o seguirte en alguna red social que hayas incluido en tu estrategia digital.

Todo depende del objetivo, y así debes culminar el correo.

El caso es que lo normal es que quieras vender con tus campañas, y por eso esta parte es la más importante.

La transición del contenido del email hacia la venta debe ser natural y nada forzada.

Tienes que relacionar lo que estás contando con el producto o servicio que quieras vender, y esto lo puedes hacer de dos formas:

  • Hablando de los beneficios de lo que vendes.
  • Hablando de la solución/transformación que conseguirán comprándolo.

Aquí es útil que utilices disparadores mentales como la urgencia y la escasez, hablando de límite de stock/plazas, tiempo de compra, etc.

 

6 – Llamada a la acción y enlaces

Junto a la parte de ventas, debes incluir una llamada a la acción clara y directa.

Y lo más importante:

Un objetivo, una llamada a la acción.

Los enlaces que pongas deben llevar a ese objetivo.

Si tu intención es vender un producto con ese email, jamás le invites a leer un artículo de tu blog o seguirte en instagram.

Llévale sólo al producto.

Y lo mismo a la inversa.

❌ Si añades varias llamadas a la acción con distintos objetivos, el suscriptor se liará y acabará por no hacer ninguna.

✅ Te recomiendo que siempre haya un enlace al final del email, y que incluyas algún otro en medio del contenido.

E insisto, ¡que siempre lleven al mismo destino!

 

7 – Firma

No olvides firmar el email al final.

La firma dependerá del tono y personalidad de tu marca.

Si eres más de cercanía y calidez o te gusta un estilo más profesional y serio.

Te recomiendo que siempre firmes tus emails de la misma forma, para que el suscriptor se acostumbre y reconozca tu estilo.

La firma puede ayudarte a conectar más y generar confianza en tus lectores.

 

8 – Posdatas

Las posdatas son las grandes olvidadas.

Y es que pocos negocios las incluyen en sus campañas, y de verdad que se desperdician muchas oportunidades de venta.

La posdata sirve para reforzar lo que has dicho en el email, añadir información adicional que pueda ser interesante y seguir persuadiendo para la compra.

También puedes hacer un guiño que transmita simpatía y conecte con el suscriptor.

💡 Te sugiero que utilices la posdata para volver a hacer una llamada a la acción y poner un enlace.

O simplemente volver a despertar la urgencia resaltando que pueden perder una oportunidad única.

 

9 – Cajita de desuscripción

Por último, pero no menos importante, el enlace para darse de baja de la newsletter.

Ni se te ocurra quitarlo o ponerlo muy muy pequeño para que sea casi imposible que lo haga.

No te beneficia en absoluto por dos razones:

1 – Si se quieren dar de baja y no pueden, se van a mosquear y al final es contraproducente para tu marca.

2 – Estarás gastando dinero en tu herramienta de email marketing por suscriptores que no te interesa tener, porque no te quieren comprar al fin y al cabo.

Es mejor mantener la lista limpia de personas que sí puedan estar interesadas en lo que cuentas en tus emails.

Eso sí, tampoco se basa en invitar a que se desuscriba quien quiera y como quiera.

Puedes sacar a relucir tu creatividad y personalizar el mensaje para que el suscriptor se lo piense dos veces.

Además, junto al enlace para darse de baja, se debe incluir el pequeño cuadro de texto con la ley de protección de datos.

Esto es esencial, porque si no puedes buscarte un problema en cuanto a la privacidad de tus suscriptores.

Para ello, lo mejor es que te asesore un profesional.

 

 

¿Te ha quedado claro cómo estructurar una newsletter?

¡Y ya está!

Esa es la estructura de una newsletter efectiva, de esas que no pasan desapercibidas en las bandejas de entrada y que consiguen que los suscriptores se conviertan en clientes en muchas ocasiones.

Que no siempre.

Porque ya te digo, es muuuuuuy normal que siempre haya alguien que se dé de baja, que piense que eres un incordio.

Eso significa que no es tu cliente ideal, y por lo tanto ¡chao, pescao!

Lo importante es que trates de seguir esta estructura en tus newsletter y hagas caso a los consejos que te he dado durante el post, para que consigas los mejores resultados posibles en tus campañas de emails.

Y si aún así no sabes cómo redactar buenos emails para vender, te aconsejo que contrates a un copywriter que lleve tus campañas.

Este post sobre cuánto cobra un copywriter puede servirte de ayuda 🙂

Ahora dime en comentarios ➡️ ¿Enviabas emails antes de llegar aquí? ¿Qué destacarías o crees que es más importante en una newsletter?

Artículos relacionados

María Márquez

María Márquez

¡Hola! Soy María Márquez, Especialista en Marketing Digital y Bloguera aquí donde lees.
Me dedico al Copywriting y la Estrategia de Contenidos en la Escuela Marketing and Web. ¿Te animas a aprender conmigo en mi Blog?.

¿Te ha gustado el post?

Si es así, ¡compártelo en tus redes sociales!

Share on twitter
Compártelo en Twitter
Share on linkedin
Compártelo en LinkedIn
Share on facebook
Compártelo en Facebook

Comentarios del post - ¡Anímate! Todo lo que escribas aportará más valor al artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: María Márquez Fité
Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.